miércoles, 30 de septiembre de 2015

Somos unos moñas y en vuestra casa no lo saben!!


San JUDAS dixit:


            No es nada fácil analizar desde el punto de vista ético la actividad del escalador, y  sus repercusiones en los distintos campos donde actúa, y menos aclarar y ordenar este caos.

            Si esto fuera un viaje en avión, en previsión de turbulencias, os recomendaría el uso del cinturón, gafas 3D para ver mejor desde todos los ángulos por esta pequeña ventanilla, y pastillas para el mareo.     
           
La ética del escalador es el conjunto de principios y normas morales que regulan la actividad de la escalada, y abarca diferentes detalles que se pueden clasificar en cinco grandes categorías, que son por orden de importancia:

1º. La ecológica (por el respeto a los seres vivos que habitan en las rocas,  y lo relativo al cumplimiento de las leyes en este aspecto).

2º. La de la transformación (por el cambio originado por las personas en el lugar por donde se escala, con el material fijo incluyendo cuerdas fijas o cualquier otro resto útil, grabados, pintadas, rotura de formaciones rocosas, tallados, manchas de magnesio, basura .…)

3º. La social (por la naturaleza de las motivaciones sociales y económicas que nos llevan a ella, por las relaciones con nuestros colegas en la escalada y el uso que hacemos de su material, por las relaciones con los propietarios de las paredes y lugares de acceso, por la forma en que cumplimos las leyes que nos afectan en todo lo anterior, por la información).

4º. La personal (por la naturaleza de las motivaciones personales que nos llevan a ella, por el aislamiento,  por nuestro autocontrol en la exposición y en otras facetas de la escalada).  

5º. La del material utilizado (en la escalada y el uso que se hace de él, incluyendo  los tallados). Es de esta última de la que me voy a ocupar básicamente en este artículo. 


El nivel ético del escalador surge de la unión de sus niveles en  las diferentes categorías de la ética.     
 
Está claro que en el modo de escalar e incluso en el hecho de dañar la roca con la ferralla, llevados por la costumbre, puede que no se altere la moralidad, o sea el carácter de bondad o malicia en nuestras acciones, pero puede hacerlo la relación que guardan estas acciones con el buen juicio y este es también objeto de la ética. 

Actualmente los valores éticos no priman precisamente sobre lo práctico y cómodo. Es probable que nos traiga sin cuidado este tema o que no se esté de acuerdo con ideas y detalles de este articulo, pero habrá que admitir lo positivo de que se hagan este y otros intentos de mejorar el mundillo de la escalada tratando de concienciar más sobre lo que está bien, menos bien y mal, porque  actuar bajo el mandato de la ética es la forma de a la larga estar mas satisfechos de nosotros mismos y de los demás, en cualquiera de nuestras actividades.

Cualquier cosa que hagamos tiene su beneficio y perjuicio respecto a múltiples detalles, solo una clara conciencia ética puede hacer que eso que creemos que es bueno no sea egoísta, perjudicando el futuro de esta actividad y a la larga puede que a nosotros. Con el bien visto talante democrático es normal creer que hay que actuar a gusto de la mayoría, y esto no tiene porque ser actuar éticamente ni estar de acuerdo a veces con la lógica; y desde luego, cuanto más éticamente actuemos en cualquier disciplina, mayor valor le infundiremos.
                                   
Para apreciar las diferencias éticas del escalador entre actuar de una manera o de otra en cada uno de sus aspectos, la mayor parte de la gente analiza cada caso y luego los compara con otros; cuando tenemos multitud de casos, si los ordenamos de mejor a peor, tendremos los niveles, que podríamos agrupar en el número que creyéramos oportuno de apartados; con lo que podríamos medir con relativa aproximación algo tan intangible como la ética.
 
Evidentemente valorar motivaciones personales y sociales no va a ser tarea fácil, es algo que muchos solo podremos hacer bien si es de nosotros mismos y no siempre sin ayuda.
 


ASPECTO DE LA TRANSFORMACIÓN HUMANA  

Usaré estas palabras a falta de otras mejores para representar la idea del cambio que hacemos en la pared originaria.

Nuestro deber es el de dejar los lugares lo más intactos  posible, es decir, sin dejar señales perdurables de nuestro paso y no bastante próximos a un parque temático de escalada como ahora suele ocurrir, con mas o menos lindezas propias de un bajo nivel ético en cuanto al aspecto de la transformación antes mencionadas, a las que se pueden añadir los innecesarios descuelgues para cada vía, claras huellas de antiguos seguros mal restaurados, todo ello aderezado muy posiblemente con el brillo acerado de los seguros fijos, la erosión artificial por la cuerda en los descuelgues en forma de surcos, cercos por el roce de mosquetones en placas de caliza, zonas pulidas y con los agarres brillantes por la acción del calzado… esto no es lo que gusta a cualquier amante de la naturaleza y tarde o temprano habrá que moderar el uso descontrolado de las rocas, que las deteriora y sobre las que otros  reivindiquen su derecho de admirarlas limpias, como uno más de los elementos de la belleza en el paisaje; y es que dentro de quizás 30 años muy probablemente no quedarán rocas de interés sin vías cada 5 o 6 metros de media, de las que aproximadamente un 70% estarán equipadas con líneas de seguros fijos.      

Entre el mejor y el peor nivel ético en cuanto a la transformación (virgen), puede producirse un descenso, que en caso de provocarlo nosotros mismos se añade al que nos hemos encontrado, producido anteriormente. Escalar en el más alto nivel que nos sea posible de ética de la transformación es imprescindible para la buena conservación de las paredes, básico en el futuro,  pues da o quita belleza y clase a la escalada.

Algunos de los ejemplos mas claros de mala actuación son: las vías ferratas, las vías sobre equipadas; y el uso del martillo para poner y quitar clavos y plomos; hecho muy habitual en las vías con artificial clásico, pues estropea los agarres y perjudicará en el futuro sobre todo a los  escaladores de alto nivel de escalada deportiva.

La  mentalidad de que tiene que haber vías para todos es errónea; lo que se debe hacer es buscar las escaladas que nos convienen pero cumpliendo la condición de tener éstas como mínimo un óptimo nivel ético de la transformación; esto está por determinar en que consiste, pero seguro que está muy lejos de las vías completamente equipadas por perforaciones, gran parte de ellas innecesarias e incluso de fácil autoprotección, justificado por el actual concepto de moda  “escalada de placer”, aunque un porcentaje nada despreciable de escaladores no le encuentren ningún placer a esto.  

La regla de oro de la ética en cuanto al aspecto de la transformación, es que debemos estar a la altura de una vía con alto nivel ético de la transformación, no esta a la altura de nuestro interés. 

 

ASPECTO ÉTICO EN CUANTO AL  MATERIAL UTILIZADO EN LA ESCALADA


LA IMPORTANCIA DE HABLAR Y ESCRIBIR CON PROPIEDAD

Usar una palabra inapropiada para nombrar una idea no solo tiene una  diferencia de sonidos o letras, también trae asociado para mucha gente un error de concepto. Hablar y escribir con propiedad es la única forma de tener la mejor claridad moral, honestidad y entendimiento mutuo posible.  Las palabras que están en negrita, son una propuesta en este sentido, útiles como mínimo para este artículo.  

El mayor nivel ético en cuanto al material utilizado M.U. se encuentra escalando en libre total como un mono, libre de calzado, magnesio, cuerda cualquier material es decir libre de todo. Va disminuyendo a medida en que subimos por el mismo lugar mas asegurados, o con seguros y material de mejor calidad, hasta llegar a la máxima ayuda que suele ser la cuerda por arriba. Entre el libre total y el peor artificial hay diferentes niveles; lo que fue origen de este artículo, con la idea de intentar aclarar este tema estableciendo las diferencias en un árbol ético. 

Dicho de otro modo lo anterior, a nadie se le escapa la diferencia que podríamos encontrar en un mismo itinerario si utilizamos o no  en él la cuerda, el magnesio, el calzado, o según esté o no equipado, o de estarlo si son los seguros mejores o peores, o están más o menos distantes, o nuestro material es más o menos técnico y ligero. Unos ejemplos claros de esto último  pueden ser el que es más fácil hacer una fisura de granito con frienes que con fisureros, o una placa de adherencia con un tipo de  suela  de  goma que con otro.

El uso que hacemos del idioma con las palabras “escalada libre” es claramente incorrecto si utilizamos cualquier material aunque sea para una posible ayuda o sea imposible sin esa ayuda, como ocurre en la escalada en lugares muy fríos, y desde luego se ve a las claras en el caso de un escalador que usa cuerdas, arnés, casco, botas, magnesio, frienes, fisureros, cintas exprés, martillo y clavos. Para no crear confusiones entre diferentes tipos de escalada artificial utilizaré en este artículo la palabra “libre asegurado” en vez de “escalada libre” en el sentido corriente, al igual que para referirme a la escalada artificial con estribos o A0 utilizare “artificial clásico”, pues considero que todo lo que no es libre total es artificial, aunque lo sea muy levemente.  


 
ARBOL  ETICO (M.U.)

Este árbol ético es un esquema donde he tratado de  clasificar la escalada por sus características más básicas e importantes y progresivamente por otras que lo van siendo menos, colocadas de manera que a mayor altura mayor grado ético, y comenzando desde ahí a numerarlas (graduarlas) correlativamente. El motivo de hacer esto es el de ayudar a diferenciar, clasificar y sobre todo valorar con más claridad las diferentes posibilidades que hay en la escalada tanto en sus tramos como en  su conjunto, teniendo en cuenta que cantidad y tipo de seguros fijos y recuperables se han utilizado.

El árbol ético MU es un organigrama orientativo básico, por lo que aunque de modo genérico funciona, no cubre algunas de las miles de posibilidades de hacer una  vía, para ellas habremos de usar la lógica, entrando claramente en un terreno muy subjetivo de apreciación, donde solo nos podrá ayudar de verdad el conocimiento profundo del  problema y tener paciencia, imaginación e intuición. Es probable que con un organigrama más complejo se cubrieran todas o prácticamente todas las posibilidades.

La máxima utilidad del árbol ético MU debiera estar a mi juicio, en la posibilidad de comparación entre las múltiples formas en que puede escalarse un mismo tramo o vía, pero nunca para ayudar a comparar entre si distintos tramos o vías, pues hay infinidad y muy diferentes casos.   

            Evidentemente hacer un tramo o vía con artificial clásico es inferior en nivel ético MU (NEMU) al que tendría de hacerlo en libre asegurado, aunque en la clasificación tengan el mismo apartado  o número de orden.
           

            En este artículo para abreviar denominaré “perfo-sica” a toda perforación (parabolt, spit, buril…), tallado y sicado. Tras el uso de la cuerda por arriba, estas tres son de las mayores  trampas que se  hacen en la escalada. A continuación  está la de utilizar martillo para colocar los seguros; pero de tener que hacerlo, lo mejor sería dejarlos fijos para no dañar más  la roca. Cuantas menos perfo-sicas y otros seguros fijos se utilicen y menor sean sus resistencias, mayor es su NEMU dentro del apartado que les correspondan al clasificarlos, pues aumenta la exposición y se está muy probablemente más cerca del libre total.  

            Usar martillo disminuye el valor ético MU, pues va deteriorando progresivamente la roca hasta acabar siendo posiblemente un tallado útil para agarrar o  colocar una protección, creando nuevas posibilidades de bajo NEMU y perdiendo categoría la vía por el descenso del grado ético en cuanto a la transformación.        

En un tramo o vía que  se hace por el escalador medio habitual de la zona  sin usar el martillo, el usarlo es exactamente lo mismo que si se hiciera en una vía de escalada deportiva,  y cuanto menor sea la dificultad pura y la exposición, mayor es  el quebrantamiento de la ética M.U.  

La escalada que se hace con la cuerda por arriba  proporciona poco NEMU, pese al alto nivel ético en cuanto a la transformación que puede tener este estilo si la pared esta limpia de material fijo. Esto es muy de tener en cuenta, pues es una pared totalmente limpia  la que puede proporcionar al escalador el máximo nivel ético del escalador, si la escala en libre total  y el resto de los aspectos éticos son impecables.

La escalada en solitario es la forma de hacer en una gran pared, no solamente todos los largos con un alto NEMU al ir siempre escalando de primero, sino que además tiene un alto nivel ético personal.


SOBRE LA EXPOSICIÓN

 Para intentar aclarar lo que para mi es un error trascendental en la mentalidad del actual escalador medio, voy a hacer la siguiente introducción: La técnica en exposición controlada es la más básica y primordial de todo escalador porque nos va en ello la vida;  suele ser su fin el evitarnos la caída, sobre todo en los momentos de gran peligro, y solo se llega a controlar  en sus niveles más altos con la práctica intensiva en escaladas que nos resulten muy difíciles y con riesgo; requiere dominar múltiples habilidades como la dificultad pura que se está haciendo, la autoprotección, saber destrepar, control mental (tomar decisiones correctas, temple y prudencia justa),…; actualmente por alejarse de la seguridad y desconocimiento se han creado prejuicios negativos y muchas personas la tienen encasillada como un valor fruto de la inconsciencia.

El  error trascendental en cuestión, es el de considerar que la exposición está muy poco e incluso nada relacionada con el nivel ético del escalador. Esta idea puede deberse a múltiples causas: la más lógica de ellas es el haber metido en el mismo saco la exposición controlada (con un prudente margen de seguridad) y la no controlada. Pues esta última, aunque tenga un alto NEMU, tendría un muy bajo nivel ético personal. Si aceptamos que no tiene más  NEMU el que más y mejor material usa sino el que menos necesita, esto tiene la consecuencia de que la exposición controlada muy probablemente aumenta según lo hace el NEMU en las diferentes formas de hacer una misma vía. Al contrario, los valores de los 4 primeros aspectos de la ética suelen ser un valor constante. Así pues, el nivel ético del escalador que surge de la unión de los 5 aspectos de la ética está muy influenciado en su variación por la exposición controlada.

 
SOBRE LAS APERTURAS

            Tradicionalmente, una vía solo se abre si la primera ascensión se hace desde abajo y sin estudiarla previamente con la cuerda por arriba. Las palabras “abrir por arriba” bastante utilizadas son un contrasentido y desde luego el nombre que hay que darle a esto tampoco debe de ser “equipado”, porque una vía abierta puede estar equipada o no de seguros fijos, tal vez le encajaría más “fabricada” ó cualquier otra palabra que no  cree confusiones, y para que no ocurra  esto, es la que utilizaré en el artículo.

 En el mundillo de la escalada, la apertura de una vía entra a formar parte de su historia, con más gloria cuanto mayor nivel ético del escalador  haya tenido. Tiene su propia categoría, como lo es la de “primeras a vista” o “primeras en solo integral”. Los  fabricadores son su principal enemigo, impidiendo su existencia. Esta es una de las razones de su mal estilo; otra razón es que se  usa la cuerda por arriba por lo que nunca fabricar es más ético MU que abrir, por mal que se abra. Aún cuando el NEMU de las repeticiones no queda influido por el hecho de estar las vías abiertas o equipadas, hay que tener en cuenta que estadísticamente, según disminuye el grado de dificultad pura, en las vías abiertas, aunque no tengan posibilidad de autoprotección, tienen menos seguros fijos y están colocados más distantes de lo que están en vías similares fabricadas, es decir tienen un mayor NEMU. También hay que tener presente  que lo que no se puede abrir bien es muy probable que lo puedan hacer otros en el futuro, y que sólo cuando esto resulte imposible está justificado fabricar.

Cuando pudiendo estar los tramos o vías claramente equipadas para ser escaladas por un escalador medio habitual de la zona en un superior nivel ético M.U., incluidas  reuniones y descuelgues, y no lo están, es porque se encuentran equipadas en “mal estilo”.

La regla de oro de la apertura y de la fabricación es que debemos estar a la altura de una vía con alto nivel ético M.U. y de la transformación, no dejar esta a altura de nuestro interés.
 

 
REFLEXION SOBRE EL FUTURO DE LA ESCALADA

Nuestras escuelas habituales dentro de un tiempo no muy lejano  ya no ofrecerán casi novedades y la progresión en la dificultad pura quedará prácticamente estancada. El futuro de la escalada no está en trabajar la dificultad pura, si no en el modo de hacerla. Es decir,  en  la combinación de la dificultad pura y el nivel ético del  escalador  (influido decisivamente por la exposición),  que es la dificultad real  de la escalada.


Una inquietante historia; en una iglesia en el  camino de Santiago los fieles tenían la costumbre de tocar con la mano un punto concreto de un sillar de dura roca caliza, lo que la originado en aproximadamente 600 años un hoyo de unos 7 centímetros de profundidad y como este hay numerosos casos en otras iglesias. El escalar ininterrumpidamente en vías de escuelas muy frecuentadas y con roca blanda, hace que sufran la erosión por la presión de unos 65 Kg. en la pequeña superficie de contacto entre nosotros y la roca, lo que producirá auténticos hoyos dentro de quizás 50 o 100 años, esto convierte la escalada tanto mas cercana a tallar cuanto más alto sea el índice de abrasión de la roca, que es  distinto si la presión es con  nuestra piel, o con gomas de una dureza u otra. Esta no es una observación reciente, en Elbsandstein (Alemania) desde hace muchos años está  prohibida la escalada en los días en que está la roca húmeda, cuando la arenisca tiene menos dureza y se erosiona más. Por todo esto, para rocas blandas, el árbol  ético requeriría una adaptación particular para cuando la escalada se haga en condiciones de alto índice de abrasión de la roca, pudiendo entrar en el apartado “con perfo-sica sin martillo” incluso el libre total. Actualmente las restricciones de afluencia y para la escalada agresiva con la roca, nos parecen tan lejanas como hace 25 años el que no pudiéramos escalar en muchas vías a causa de las aves; tiempo al tiempo.  

Tengo una última “Apocalipsis”  más que mostrar; lo digo porque no vaya a ser que a estas alturas, alguien, no sepa si cortarse las venas o dejárselas largas.      

Estamos inmersos cada vez más en la sociedad de consumo y según aumenta el nivel de “bienestar” lo hace también la cultura del ocio; la tecnología tiene enormes ventajas pero también contrapartidas, como la de habituarnos a estas ventajas, pareciéndonos casi imposible prescindir de ellas, también la de hacernos cómodos, blandos y regirnos casi sin darnos cuenta cada vez menos por una sensata escala de valores. En la situación humana de plaga, hemos perdido la capacidad de poder influir en frenar la destrucción del medio natural; por lo que casi nadie hace algo efectivo por mejorar el lamentable futuro de la humanidad; nuestros auténticos deseos son ahora como los del hombre en el antiguo imperio romano, “pan y circo”, pero este “nuestro circo” que al menos sea de calidad, y el único modo de conseguir esto es bajo el mandato de la ética, nos guste o no, y así, aunque no hayamos hecho nuestros deberes primordiales, al menos  podremos ir mas satisfechos, queridos hermanos,  alegres de la mano, hacia la extinción; que es el mejor favor que podemos hacer al resto de los seres vivos; porque nuestro nivel en el árbol ético de los seres vivos en cuanto al aspecto ecológico, el principal, es y por mucho tiempo será, nefasto.   

      
P.S.: Para todos los moñas del mundo! Siento deciros que está todo inventado desde hace mucho tiempo por gente mucho más iluminada que nosotros!! Be happy!!